Naún Briones: Una de las mejores historias de Loja

 

     Naún Briones conocido también como “Robin Hood ecuatoriano”, “Bandolero Romántico”, “Bandolero Lojano”, es un personaje que ha pasado de generación en generación, a pesar de haber sido un bandolero que robó por muchos años a los ricos para beneficiar a ciudadanos que tenían escasos recursos económicos, por lo cual es recordado en muchos de los casos como un héroe.

      Briones nació en 1912 en Cangonamá y murió en 1935, a la edad de 33 años. Muchas personas lo describen como el ladrón que no robaba para beneficiarse el, sino para beneficiar a otros, no era un ladrón cualquiera.

      “Yo tenía 20 años cuando conocí a Naun Briones, trabajábamos juntos en la hacienda de los Eguiguren como albañiles, luego nos dedicamos a la exportación de  licor, nos llamaban “contrabandistas”,  pero fue después de unos meses que yo me separé de Naun, cuándo se comenzaron a dar los atracos a los grandes hacendados de la provincia de Loja, según lo que escuchaba, Naún enviaba una carta a cada dueño de las haciendas, con el fin de pedirle colaboración para los más necesitados, y si esta persona no respondía como se le había pedido, Naun les quitaba el doble”. Cuenta Luis Benítez de 86 años quien fue amigo de Naún Briones.

      Son 83 años de su muerte, lo siguen recordando, se cuenta también  que Naún, viviendo en carne propia el dolor, la miseria y la injusticia social, desde muy joven lo cual lo llevó a convertirse en bandolero y se propuso arrebatar algo de las fortunas a los ricos y terratenientes para entregar a los pobres.

      Naún Briones fue buscado incansablemente por los grandes hacendados y la policía para acabar con su vida, hasta que lo consiguieron dinamitando una peña donde él se refugiaba.

      En su escondite de Sozoranga a manos del Mayor Deifilio Morocho y en el medio rural aún está muy viva su leyenda, sobre todo en Cangonamá, cantón Paltas, donde sus habitantes siguen enorgulleciéndose de decir que nacieron en el mismo lugar del famoso bandolero. En la visita a esta parroquia se hace obligatorio contemplar los restos de su hogar. La historia está repleta de leyendas y cuentos, como es normal al recogerla mediante tradición oral por investigadores como el escritor ecuatoriano Eduardo Pucha Sivisaca, quien confeccionó uno de los libros más completos de la biografía del héroe rural, y de quien tomé la foto para ilustrar este pequeño post en su honor.

     La señora Rosa Núñez tiene otra historia y cuenta después de algunos años del asalto que fue víctima por Naún Briones, en el sitio Zhucata el 5 de diciembre de 1934.

     «Felipe Loayza, siendo mi consuegro me traicionó, eso es lo que más me duele. Yo le vendí mi finca de Cangonamá Grande de Macará en cuatro mil sucres y ese día me entregó mil doscientos como parte del pago. Recuerdo el fatídico día cuando en el camino interrumpieron nuestro paso y un hombre alto, tiznado el rostro, me exigía la entrega de diez mil sucres y como no lo hice porque no tenía, dijo a la caravana: “júntense para matarlas”. Nosotras más muertas que vivas, muy asustadas hicimos el acto de Contrición, y como seguían amenazándonos de muerte, el niño Oswaldo Arias repitió: “Háganme rezar porque mucho tardan en matarnos”.

      Gracias a Dios, eso no sucedió. La verdad es que Felipe me delató porque había sido compinche del bandolero. Pero le mintió porque la finca no le vendí en diez mil sucres. Este embustero todavía una hora antes del viaje lo adelanta a un peón con un papelito dirigido a Naún, asegurándole que viajaba a Alamor con todo ese dinero, que naturalmente a cualquiera le llenaba el ojo porque era bastante. Salimos de Macará en la madrugada, con mi hija, mi nuera, dos nietos, el uno de 2 años y el otro recién nacido, la señora Mercedes Cobos, el niño Oswaldo Arias y el arriero Sabulón Poma. Eran las 9:00 cuando en el desolado sitio de Zhucata, de entre las malezas salieron algunos hombres disparando al aire y al grito de “nadie pasa de aquí” nos asaltaron. Después, mi nuera la Teresa se sorprende al verlo al peón de la familia. Y tú ¿qué haces aquí?, le pregunta, don Felipe me mandó y no me dijo para qué.

Por este detalle, nos dimos cuenta que el asalto fue planificado porque el infeliz de Felipe Loayza le aseguró a Naún que viajaba llevando en las faltriqueras de la mula los diez mil sucres; pero les falló. De pronto esta novedad se regó por toda la zona y al enterarse del asalto el cura Lautaro Loayza, párroco de Alamor, muy indignado se dirige al entonces presidente de la República, Dr. José María Velasco Ibarra, mediante un telegrama, en los siguientes términos: “Ya no se soportan los asaltos del bandolero Naún Briones. Acaba de asaltar a mi comadre Rosa Núñez viuda de Orellana, tome medidas urgentes”; y como el cura Loayza tenía peso en la política lojana porque era partidario de Velasco Ibarra quien en ese año asumía la primera Presidencia de la República, le contesta con otro telegrama diciéndole: “Su orden será cumplida, no puedo darle más detalles porque todos los telegrafistas de esa zona son lacayos de Naún”.

¡Claro!, no podía darle más detalles, porque ya marchaban desde Quito a Loja 60 carabineros. Dicen que el Dr. Velasco Ibarra llegó al Batallón Quito y sin más explicaciones dijo: recién se ha cometido un asalto en la provincia de Loja, tengo denuncias de los hacendados de La Maca, Casanga, Almendral, Macandamine, San Guillín, y otras, a quienes el bandolero Naún Briones los extorsiona. Necesito un carabinero valiente y decidido para capturarlo. ¿Quién se hace cargo de esta misión? Como el Mayor Deifilio Morocho fue compañero de Naún en la escuela de Cangonamá y desde ahí enemigos, se ofertó, porque sabía de los movimientos del bandolero. Esta fue la oportunidad para perseguirlo y acabar con él, porque también era una piedra en el zapato.

Una vez seleccionado el pelotón de carabineros a cumplir esta misión, el Señor Presidente de la República ese mismo día los despidió desde la ciudad de Quito rumbo a Durán, en el tren mixto Eloy Alfaro. Sin perder tiempo en Durán se embarcaron en el Olmedo comandado por el alemán Grunahue. Los carabineros le dicen al Mayor Deifilio, ¿a dónde nos vamos? A cumplir una misión secreta. Suban pronto el armamento y los caballos, porque esta noche llegamos a Puerto Bolívar. Desde Puerto Bolívar el pelotón se desplaza solamente durante la noche. Llegaron a Alamor, pasaron a Sozoranga y luego de una encarnizada persecución, el 13 de enero de 1935 lo emboscaron en la peña de Piedra Liza. Ahí murieron: Víctor Pardo y Rindolfo Espinosa; pero Naún Briones, se disparó en la sien derecha.

Termino mi conversación preguntándole a Marcelo, ambos son de Cangonamá, ¿qué parentesco tenía Naún con Deifilio?, muy indignado me responde: “¡ninguno, por Dios Santo, eran dos seres diferentes, Deifilio Morocho indígena puro, en tanto que Naún, blanco y buen mozo!”».

(Testimonio tomado del Diario La Hora:  https://lahora.com.ec/noticia/1101884941/home)

 

dos

La vida de Naún Briones también fue llevada al cine por medio de la famosa novela “Polvo y ceniza”, de Eliecer Cárdenas en 1979, de la cual he encontrado este fantástico resumen de Guillermo Morán:

     “Su leyenda se puede resumir de esta manera: Naún, muchacho pobre hijo de arriero, fue testigo de la infame muerte de su adeudado padre; su familia apenas pudo pagar el funeral, todo debido a un sistema de explotación que convertía a los empleados de los terratenientes en casi esclavos. Tras presenciar esta realidad injusta y compararla con la de sus amos, llena de caprichos y comodidades, decide hacerse bandolero, pues es la única forma que considera viable para ganarse la libertad que anhela y vengarse de quienes fueron sus opresores. El autor de la novela le hace decir a su personaje: “Y no quería ser honrado, porque los pobres, que siempre son honrados, respetuosos de lo ajeno, nunca tienen nada, todo lo deben y mueren, al fin, maldiciéndose por haber nacido…” . Briones cumple su sueño de ser bandolero y es concebido por los adinerados y el clero como un criminal, mientras que el pueblo lo consagra como héroe, sobre todo al adquirir la fama de que sus crímenes no eran para enriquecerse a sí mismo sino para dar a los pobres”.

Historias y Mitos sobre las Aventuras de Naún Briones:

     Entre las anécdotas que nuestra  gente conoce acerca de la vida de Naún se encuentra aquella de que en cierta ocasión, no tuvo  reparos en hallarse presente en una gran fiesta que dio un acaudalado personaje de la ciudad de Loja, a quien él había ayudado a poner orden entre sus peones sublevados. Pero que por esta misma razón recibió el rechazo de la gente que tiempo después se tomó una hacienda de la Asistencia Social y casi no logra convencerlos para que aceptaran su ayuda cuando marchaban sobre ellos las fuerzas militares al mando del Coronel Deifilio Morocho, en cuya gresca Naún Briones le disparó e hirió en una mano que le dejó inutilizada para toda la vida.

     También hay una que ha sido contada  por la propia persona que manifiesta haber recibido el favor de Naún y ocurrió en aquella época en que todos los facinerosos que deseaban asaltar y robar, lo hacían titulándose Naún Briones. Dicen que esta mujer era una pobre viuda que había vendido en 80.000 sucres su propiedad ubicada en la jurisdicción de San Pedro de la Bendita, cerca al sitio denominado Las Chinchas, para pagar con ese dinero una deuda que su difunto esposo había contraído con el Banco de Fomento, y que habiéndose anoticiado de tal negocio, un avivado fue esa noche a su casa y al grito de “yo soy Naún Briones”, La intimidó para que le entregara el dinero. Dicha viuda había dado posada, horas antes, a un joven que fue a pedirle un rincón de su casa para pasar la noche, y al escuchar la intimidación del bandido, salió al frente y le dijo: “Desgraciado, yo soy el verdadero Naún Briones” y con un certero disparo lo despacho al otro mundo.

     También dicen que la gente lo consideraba como un redentor de los pobres y no faltaron quienes inclusive le compusieron versos, como el propio Víctor Pardo que en la novela de Cárdenas figura como un idealista que nunca tuvo en sus manos un revólver y fue un poeta que lo acompañó voluntariamente hasta el propio día de su muerte, en que cayeron abatidos los dos.

     En cuanto a mujeres, dicen que lo adoraban, pero solamente con una se casó, ella fue Dolores, obligando al cura para que les echara la bendición sin necesidad de papeles, de testigos ni de nada, porque la novia- que era una mujer joven y hermosa- le dijo que sólo muerta la llevaría con él si no era con la correspondiente bendición ante el altar.

 

tres

José Miguel Ayala el último testimonio vivo que fue testigo de la muerte de Naún Briones: https://www.youtube.com/watch?v=M2xFfWHyA2Q&t=69s

 

Ruta Turística:

cuatro

     En Loja se está avanzando con una ruta turística que recrea las andanzas del “Robin Hood criollo”. Los pueblos que comprenden el recorrido son Cangonamá, Yamana, Playas, Naranjo Dulce, Tacoranga, Lucarqui, Pongo, Pampa Grande, Agodonal, Piedras Blancas, Piedra Lisa, entre otros más.

     La idea es que los turistas puedan recorrer a caballo desde Cangonamá en Paltas, donde nació Naún, hasta Piedra Lisa en Sozoranga, lugar donde fue abatido el “Bandolero Lojano” y que durante el trayecto puedan conocer paso a paso la historia que encierra la vida y obra del conocido personaje.

     También se realizará una remodelación de la casa donde habitaba Naún Briones así como el bar que frecuentaba y la cueva donde fue abatido, lugar donde tienen previsto construir un complejo recreativo, esto con la finalidad de difundir la historia del Bandolero Lojano y de esta forma promover el turismo en la zona. Durante el recorrido se ha ido estableciendo zonas de descanso, en los lugares precisos donde Briones solía descansar, según los historiadores y quienes pudieron conocerlo.

     Se planea también realizar un circuito de 6 kilómetros que parte desde la parroquia Cangonamá, pasando por la comunidad de Guaraguara, donde los habitantes relatan historias relacionadas con nombrado bandolero lojano.  El último tramo que será el 19 de octubre corresponde los sectores Santa Ana-Namballe-Tumbunuma-El Taraso-Sozoranga-Piedra Lisa, en este último fue abatido el lojano.

 

 

¿Cómo ocurrió su Muerte?

cinco

 

     Dicen que la presencia de Naún Briones se convirtió en cuestión de honor para las autoridades provinciales e inclusive para el propio gobierno nacional hasta donde llegaban las quejas de que ese bandido no dejaba en paz a los hacendados de la provincia de Loja  y fue precisamente merced a su gran influencia que el ejército fue conminado a terminar con él.

     Tamaña tarea fue encomendada al Coronel Deifilio Morocho, quien ya tenía una deuda pendiente con Naún desde que le inutilizó una de sus manos de un certero balazo que estuvo destinado a su cabeza, pero que cambió de rumbo cuando el Coronel instintivamente levantó el brazo en esa dirección. Por eso el militar le se guía los pasos como un sabueso y el bandido siempre se le escapaba lanzándole una sonora carajada que lo hacía ponerse lívido de coraje.

     Pero como bien dice el refrán que “no hay mal que dure cien años”, la corta vida de este joven bandolero lo esperó al amanecer de una noche que había pasado rasgando las cuerdas de su vieja guitarra en una pobre casucha ubicada en lo alto de la quebrada de piedra liza, en Sozoranga, acompañado solamente de sus viejos amigos Rindolfo y Víctor Pardo, mientras el dueño de la casa, un pobre campesino, les servía de cuando en cunado un poco de agua de canela con aguardiente.

¿Cómo supieron los soldados que allí se encontraba el escurridizo Naún Briones?

     Los  militares habían apresado en el pueblo a un muchacho que accidentalmente conoció hacia donde se dirigían los bandidos y con torturas lo obligaron a declarar e inclusive a que fuera junto con ellos para que les mostrara el camino y el lugar exacto donde quedaba la casa en la cual iban a pernoctar esa noche.

     Así tuvieron todo el tiempo necesario para rodear el sitio y preparar la celada. De esta no podía salvarse. Cuando amanecía y Rindolfo salió apresurado porque creyó escuchar unos pasos sigilosos, ya fue tarde. Apenas logró dar unos pasos y cayó abatido por los certeros disparos de los soldados.

     Por su parte Naún Briones logró llegar un poco más lejos y apertrecharse en la hendidura de la gran piedra que daba su nombre a la quebrada, pero los uniformados le lanzaron una dinamita y luego el mismo coronel Deifilio Morocho se encargó de ultimarlo.

     Su cadáver fue llevado a Loja y todos los habitantes de la ciudad se volcaron hacia el anfiteatro del Hospital San Juan de Dios para conocer al legendario Naún Briones. Quienes lo vieron contaron que no era como alguien lo había descrito: cara gruesa y nariz roma. Nada de eso. Su cara era blanca, ciertamente redonda, pero de finas facciones, su nariz pequeña y delgada. Su boca entreabierta dejaba ver una hilera de dientes blancos. Sus ojos estaban cerrados, pero unos dicen que eran verdes, otros de color canela igual que su pelo claro y ensortijado. Su cuerpo delgado y pequeño, a lo más de 1.60 m. de estatura. Como siempre vestía camisa y pantalón blancos que a la sazón estaban manchados de sangre y lodo. Sus pies calzaban botas hasta la media pierna.

 

PERSONAJES A LOS QUE SE LES ATRUYE EL APODO DE ROBIN HOOD

 

seis      Entre los siglos XIII y XIV un hombre llamado Robin Hood vivió en Wakefield, en el condado de York. Robin Hood (cuyo nombre de bautismo era Roberto) nació alrededor de 1290; su padre, Adam Hood, era un guardabosque al servicio de John, conde de Warenney lord del señorío de Wakefield. En 1322, el amo del país de Robin era Thomas, conde de Lancaster. Robin se ocultó en el bosque de Barnsdale, que en esa época cubría unos 48 kilómetros cuadrados y terminaba uniéndose al bosque de Sherwood, que ocupaba otros 40 kilómetros cuadrados en el condado de Nottingham. En esta región nació la leyenda de Robin Hood.

     Entre las anécdotas que se han transmitido a lo largo de los siglos acerca de la valentía de Robin Hood, que lo transformó a Robin Hood en un héroe popular fue su defensa de los desamparados.

 

 – Joaquín Murrieta (1829-53)

siete

     Mexicano de familia noble, de su leyenda proviene la mítica e idealizada figura de “El Zorro“. Tras la invasión de EEUU de México en 1846 y la Anexión de su California natal a los EEUU, se hizo bandolero y asaltante de haciendas, diligencias y bancos pequeños. Se decía de él que sólo atacaba a los gringos anglosajones y a los ricos vendidos,y eso le proporcionó el favor del pueblo llano que le adoraba y escondía como si fuese un moderno Robin Hood. En realidad, Murrieta era un sanguinario asesino que dispara a cualquiera que tuviese dinero para robarle, y cómo los yanquis eran los potentados, pues ellos solían resultar sus víctimas. Remataba a las indefensas personas que atracaba sin necesidad, por pura diversión. Abatió a varios soldados de Caballeria e intentó huir a México, pero le cortaron el paso en Rio Grande y le destrozaron con tantos balazos que su cuerpo quedó irreconocible.

 

–  El Robin Hood Mexicano: “todo se lo debo a Malverde”

ocho

“De pordiosero a santo”

     Jesús Juárez Maso era un humilde hombre que vivía afueras de Juntas de Mocorito en Sinaloa, la tierra del conocido “Chapo” Guzmán en México. Este señor lo caracterizaban por ser honesto, por ayudar a sus vecinos que también eran muy humildes y porque se volvería con el tiempo uno de los santos más famosos de la tierra, también llamado hoy “el santo de los narcos”. La historia de este señor es muy parecida a la de Robin Hood, el conocido arquero que “robaba a los ricos para darle a los pobres”. Salió de un pueblo desconocido y se enfrentó con las élites locales para que no explotaran a las mujeres y los niños, pero por eso lo apalearon y casi matan, la verdad es que su cuerpo lo arrojaron al río, creyendo que este sujeto había sido muerto. Pero no; Malverde no quiso morir y se volvió una leyenda terrorífica para los ricos del norte de México, pues creo una pandilla de salteadores de caminos, con ellos desmantelaba cuarteles, emboscaba batallones y caravanas comerciales, sin contar los secuestros a ricos y robo de caballos.

  • Naún Briones : Robín Hood Ecuatoriano

nueve

Finalmente llegamos a él Robín Hood criolla (Naún briones), quién es orgullo para muchos de lojanos ya que robaba a los ricos y hacendados para dárselos a los pobres.

 

Fuentes:

http://cultural.argenpress.info/2010/11/critica-literaria-polvo-y-ceniza-de.html

Foto de José Miguel Ayala tomada de: http://leyendasytradicionesandinas.blogspot.com/2014/09/

Foto de murte de Naun briones tomada de : http://leyendasytradicionesandinas.blogspot.com/2016/01/80-anos-de-la-muerte-del-bandoleromas.html

Imagen de cueva de Naún Briones tomada de : https://www.goraymi.com/item/cueva-de-naun-briones-i3hy7xx1

ROBIN HOOD 1: http://www.filmreference.com/Films-A-An/The-Adventures-of-Robin-Hood.html

ROBIN HOOD 2: http://noticieros.televisa.com/especiales/joaquin-murrieta-el-robin-hood-mexicano/

 

ROBIN HOOD 3: https://bhutadarma.wordpress.com/2018/03/10/jesus-malverde-eng/

 

ROBIN HOOD 4: http://leyendasytradicionesandinas.blogspot.com/2011/09/el-bandolero-lojano-naun-briones.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s